Cuando Uno

Siente que las pilas se apagan

y no hay mas fuerza para superar el dolor,

recurre a pedir ayuda,

¿A quién?

Al profesional

que presta sus oídos,

la experiencia y la contención humana,

ésa que tanta falta hace.

Así lentamente comenzará nuestro resurgimiento…

Semejante a un rompecabezas…..

hay que reconstruírlo, resucitar, emerger…

y comprender que necesitamos acompañamiento para renacer

En un otro, en una otra…

Ser los mismos, pero distintos

con concepciones de vida diferentes.

Despertar nuestra mismidad para ser iguales, tal vez, pero …

con algunas variantes.

Los soles no serán cálidos,

pero sí tibios.-

Aída Barba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *